¿Estás cenando más de lo que necesitas? Hablemos de los 7 errores que cometemos a la hora de la cena

¿Estás cenando más de lo que necesitas? Hablemos de los 7 errores que cometemos a la hora de la cena

¡Ay, las cenas! ¿Cuántos artículos hemos podido escribir sobre ellas? Es, sin duda, la comida del día que se presta a más conjeturas. Al fin y al cabo, es fácil caer en la tentación de llegar a casa y hacer una cena copiosa y poco equilibrada justo en el peor momento del día para cometer excesos: la noche (el organismo no metaboliza igual de rápido la comida durante las horas de luz solar que por la noche). Pero en este periplo de artículos varios sobre las cenas, aún no habíamos recalado en los errores –con nombres y apellidos que cometemos a la hora de la cena–. Y sí, uno de ellos, es el exceso calórico. De hecho, un estudio reciente llevado a cabo entre 5.000 mujeres –elaborado por el laboratorio farmacéutico especializado en nutrición, Nutripharma– la ingesta media semanal de calorías en las cenas es hasta 5 veces mayor que la recomendada, situándose, en algunos casos, en torno a las 1.000 calorías. Porque es justo y necesario subsanar esos errores para llevar una dieta equilibrada –y no solo por una cuestión de peso–, he aquí la lista de las cosas que solemos hacer mal en la cena, según los nutricionistas.

#1. Cenar más de lo que necesitamos (tras haber comido poco y mal)

Comer delante del ordenador y hacer una cena copiosa para compensar. ¿Te resulta familiar esta escena? Tal y como nos confirma la nutricionista Laura Parada, de Slow Life House, “es algo que percibo muy a menudo. A lo largo del día mis pacientes manifiestan no tener tiempo o ganas para programar comidas equilibradas y, generalmente, consumen pocas calorías pero en alimentos de baja calidad nutricional. Y luego por la noche, cuando llegan a casa cansados y estresados, a modo de recompensa ingieren una cena muy copiosa casi sin control, ya que se suma, al hambre del déficit del día, la ansiedad que fueron acumulando”.

#2. Preparar cenas escasas sin nutrientes de calidad

Aunque estamos hemos hablado del exceso calórico que cometemos en las cenas, no se trata de hacer cenas hipocalóricas pero de mala calidad. Tal y como recala la psiconutricionista Itziar Digón, aunque la media de una cena equilibrada debería estar en torno a las 400-600 calorías, “hay que tener en cuenta también la densidad nutricional de este aporte calórico, es decir, que las calorías aporten nutrientes de calidad”. No obstante, aunque esa es una media calórica aproximada, Parada también insiste en esas calorías variarán en función de la edad, el sexo, la actividad física que se realice… No hay una media exacta de calorías ideales para una cena ya que también depende del ritmo de vida y la actividad física que realicemos.

#3. Cenar cereales para compensar una comida copiosa

Lo de cenar un bol de cereales con yogur tras haber hecho una comida abundante –un clásico de las épocas navideñas– no es buena idea, sobre todo si tenemos en cuenta el aporte de azúcar que va a tener esta opción. Nos lo confirma Digón, que sugiere en esos casos en los que no se tiene hambre o se quiere hacer una cena más ligera, optar por fruta, verduras al vapor, cremas o caldos.

#4. No escuchar a nuestro cuerpo (y cenar tarde)

Es otro error de manual: cenar tarde. “Si las personas se acostumbran a escuchar su cuerpo descubrirían que su hambre nocturna suele llegar en torno a las 20 o 21 horas (antes de la hora a la que normalmente se cena). En esta horquilla horaria es cuando muchos pacientes refieren un picoteo descontrolado. ¿Para que esperar a cenar más tarde si hay hambre?”, apunta Digón. Por su parte, Marta Vallejo, dietista-nutricionista de Clínica Opción Médica, insiste en que cenar muy tarde tiene “consecuencias metabólicas e influirá en la manera en la que se absorben esos nutrientes”.



You must be logged in to post a comment Login