Cremas ergogénicas o cómo la cosmética también puede ayudarte en el deporte

Cremas ergogénicas o cómo la cosmética también puede ayudarte en el deporte

¿Haces ejercicio y el término ergogénico no te suena? Seguro que su significado te interesa, porque tiene mucho que ver con la ayuda saludable a todos los deportistas, avezados o noveles. “Las ayudas ergogénicas se definen como cualquier técnica, método o sustancia de apoyo al deportista realizado con el fin de mejorar el rendimiento; ayudas que pueden centrarse tanto en optimizar alguna cualidad física (fuerza, velocidad, coordinación), como en la mejora de la biomecánica, reducir o disminución de la fatiga, mejora de la recuperación, etc.”, explican desde los Laboratorios Outback Nature’s, creadores de Kyrocream, una línea de cremas ergogénicas multifunción.

Introducirlas en tus rutinas fitness o rituales de belleza es una manera eficaz de prevenir tirones, calambres y lesiones, eliminar la fatiga postejercicio, diluir pequeñas contracturas y, además, hidratar profundamente la piel. Estas pequeñas ‘fisioterapeutas de bolsillo’ tienen varias versiones, pero son tan sencillas de utilizar como cualquier otro cosmético corporal, lo único que cambia es su función.

Formuladas con principios activos naturales de propiedades medicinales demostradas, no son un medicamento, pero sí tienen efectos analgésicos, antiinflamatorios y calmantes que les aportan plantas como el hipérico, la caléndula o el árnica. Hay que recordar que “los productos que incluyen medicamentos requieren un uso pautado y no se pueden utilizar sin supervisión. Además, es posible que generen algún tipo de dependencia de algunos de sus componentes, o puedan presentar alguna incompatibilidad en el caso de estar tomando ya alguna medicación vía oral” afirman los expertos de Kyrocream.

Aplicadas sobre zonas pequeñas y concretas, allí donde hay agujetas o tenues dolores (rodillas, tobillos, muñecas, espalda, gemelos, etc.), las cremas ergogénicas alivian las pequeñas contracturas y protegen los músculos y ligamentos de lesiones futuras. Este uso concreto y localizado, se puede repetir cuantas veces sean necesarias, ya que no tienen ninguna contraindicación, salvo que haya una pequeña alergia a alguno de los componentes. Extendidas sobre el cuerpo fatigado tras el ejercicio (o una dura jornada de tareas domésticas, que también cansan) con un masaje de movimientos firmes pero relajantes, estimulan la circulación sanguínea, con lo que los músculos doloridos o dañados se oxigenan y se recuperan con más rapidez; pero además, contribuyen a drenar los agentes causantes de las molestias y favorecen la regeneración de las fibras musculares.

¿Y como cosmético de uso diario? Nada que objetar y sí mucho que ofrecer, ya que son fórmulas altamente hidratantes, incluso con propiedades antienvejecimiento, pues ayudan a mantener elásticas y firmes las fibras de colágeno y elastina.

Se puede escoger entre fórmulas y texturas tradicionales, como Kyrocream Original, perfecta para usarla a diario, incluso para enfrentarse a una jornada frente al ordenador o de largas horas de pie; u optar por versiones como Kyrocream Sport Hot, con efecto calor, perfecto para aliviar microcontracturas, distensiones y dolores articulares, o Kyrocream Sport Ice, un gel efecto frío ideal para prevenir inflamaciones, aliviar contusiones, etc. De venta en farmacias y parafarmacias, están especialmente diseñadas para el calentamiento y la recuperación muscular más técnica, natural y eficaz. 

Los mejores protectores solares para deportistas de todo tipo



You must be logged in to post a comment Login